5 razones por las que comprar un gasolina y no un diésel

5 razones por las que comprar un gasolina y no un diésel

5 razones por las que comprar un gasolina y no un diéselAlgo está cambiando en el mercado. Ha despertado una pequeña gran revolución que pretende cambiar de un día para otro la forma en la que hemos comprado nuestros coches en los últimos años. La popularidad de los motores diésel tiene los días contados, y es que desde Europa están entonando aquello de “donde dije digo, ahora digo Diego”. La mejora en eficiencia y rendimiento de los motores diésel es una realidad incuestionable, pero ahora la UE señala al uso del gasóleo como el culpable de tantos y tantos problemas de salud y contaminación – a buena hora -. Por ello, hoy en Diariomotor te proponemos una visión diferente de las opciones que tienes ante ti, centrándonos en los olvidados motores gasolina que vuelven ahora con más fuerza que nunca.

Nuestras 5 razones

1. El downsizing ofrece alternativas reales al diésel
2. Lo creas o no, el ahorro del gasolina está en su mantenimiento
3. Hablemos de contaminación y los trucos de homologación
4. Si te pasas al GLP, escoger un gasolina puede ser aún mejor
5. El futuro que está por venir, la demonización del diésel

1. El downsizing ofrece alternativas reales al diésel

El motor 1.0 EcoBoost de Ford consigue el premio International Engine of the Year 2013

Los motores gasolina siempre han sido unos incomprendidos frente al ahorro en consumo ofertado por cualquier mecánica diésel. Este ha sido el argumento que por años ha convertido al parque automovilístico español en uno de los mayores laboratorios de la tecnología diésel. Con una política centrada en la única preocupación de las emisiones de CO2, el uso del gasóleo se ha impuesto como el camino a seguir… pero este cuento ahora toca a su fin.

Europa ha abierto sus ojos y se ha preocupado por analizar el impacto real de las emisiones de los motores diésel. Ahora el CO2 no es un problema tan alarmante, descubriendo como las partículas y los NOx son el verdadero enemigo a combatir. Ante este panorama, los fabricantes se han puesto manos a la obra con los motores gasolina, apostando de forma decidida por incrementar el rendimiento térmico de los propulsores y recortar emisiones y consumos. Sobrealimentación, inyección directa, importantes mejoras en materiales y tratamientos de superficies, un sinfín de avances que han llevado al motor gasolina a una posición muy próxima a los motores diésel, pero conservando la suavidad y sonido que siempre se echa de menos a los mandos de un diésel por moderno que sea. Ésto es downsizing.

Gracias a la cercanía que me brinda este trabajo para con las últimas novedades del mercado, no puedo sino admitir que el diésel ya no es hoy la mejor opción. Cierto es que el diésel siempre ofrece un consumo menor, cada vez menos, pero llegados a este punto no hay que olvidar que aspectos como el mantenimiento o la fiscalidad de los motores gasolina cada vez resulta más atractiva.

2. Lo creas o no, el ahorro del gasolina está en su mantenimiento

5 razones por las que comprar un gasolina y no un diésel

No nos engañemos, todo elemento incluido en la línea de escape es el perfecto caldo de cultivo para averías y fallos. Un motor de combustión interna nunca trabaja en condiciones ideales.

Si hay algo que cada vez me preocupa más al descubrir cada nueva evolución en los motores diésel, no es otra cosa que el nivel de complejidad que estos motores están adquiriendo. Con la entrada en vigor de la normativa Euro 6, la introducción de soluciones anticontaminación sufre una nueva evolución, haciendo del tubo de escape un auténtico laboratorio de reacciones químicas en cadena.

Podemos decir sin demasiados reparos que un motor diésel moderno es un prodigio en tanto a la calidad de los gases que expulsa, pero esta excelencia tiene un precio, un precio alto y que nadie se atreve a medir en euros, pero que tarde o temprano llegará con fallos y averías que nos obliguen a visitar el taller, y más rápido y grave si la ciudad es nuestro escenario habitual. Un mal trago que, por supuesto, tirará por tierra todo ese ahorro que hemos notado en el bolsillo visitando menos el surtidor.

Filtros FAP, sistemas SCR con aditivo AdBlue o NOx-Trap son sólo algunas de las tecnologías que hacen menos contaminante a los motores diésel, pero a la postre, son un caldo de cultivo para fallos y averías a poco que nuestro uso del automóvil sea urbano.

Dicho esto, los motores gasolina modernos mantienen la virtud de un reducido coste en mantenimiento, gracias en parte a la mayor flexibilidad de la que gozan en tanto a emisiones. Lubricantes, filtros y tecnologías implementadas gozan de un dilatado periodo de evolución y de un menor nivel de exigencia.

3. Hablemos de contaminación y los trucos de homologación

5 razones por las que comprar un gasolina y no un diésel

Afirmar que un diésel moderno contamina más que un gasolina moderno no es del todo cierto, pues la mayor presión que se ha ejercido sobre las mecánicas diésel en tanto a emisiones ha conseguido que un motor diésel de última generación evite la expulsión de la práctica totalidad de partículas y NOx generados.

La ventaja de los motores gasolina modernos está en la menor exigencia impuesta para la homologación de emisiones, algo que beneficia a su diseño evitando a los fabricantes la introducción de complejos sistemas anticontaminación, FAP especialmente. En este punto hay que recordar que un reciente estudio del TÜV revelaba como los motores gasolina modernos de inyección directa generaban hasta 10 veces más partículas que los motores diésel, pero claro, esta alerta todavía tardará bastante tiempo en llegar a los oídos de los reguladores. Así, la ventaja ahora es de los motores gasolina.

4. Si te pasas al GLP, escoger un gasolina puede ser aún mejor

5 razones por las que comprar un gasolina y no un diésel

En España el GLP es todavía un gran desconocido, una lástima, pero aún es peor intentar encontrar dónde repostar Gas Natural Comprimido (GNC). El Gas Licuado de Petróleo es una de las grandes ventajas de hacerte con un gasolina, bien sea de primera compra o a través de adaptación. El uso de GLP es una herramienta de ahorro en coste por kilómetro, primero por su menor precio a la hora de repostar (en torno a 0,75 €), y segundo y más importante, por las ventajas que ofrece en tanto a mantenimiento gracias a la limpieza de su combustión que ofrece mínima creación de depósitos y residuos en el interior del propulsor. Los mantenimientos se alargan, el desgaste se reduce.

La expansión del GLP como alternativa en España está en marcha, aunque lamentablemente llega tarde y con una oferta de modelos y propulsores poco competitiva frente a los motores diésel y gasolina modernos. Aun así, las virtudes del GLP se reconocen fácilmente con la calculadora si atendemos a su precio a la hora de repostar (aunque el consumo del GLP puede ser mayor al de la gasolina en ocasiones), y al menor deterioro que realiza sobre el propulsor.

5. El futuro que está por venir, la demonización del diésel

Diésel

¿El diésel es nuestro enemigo? No, pero ya es hora de que escojamos según nuestras necesidades reales

Tal y como abríamos esta publicación, el gran problema del parque diésel está en el cambio de postura que se está impulsando desde Europa. Cada semana conocemos de nuevas y drásticas medidas para reducir las emisiones en núcleos urbanos, medidas que afectan a los vehículos diésel en mayor grado, y tanto más cuanto más años acumulen en su matrícula. Los vehículos híbridos y, más a largo plazo los vehículos eléctricos, serán los únicos capaces de circular por un núcleo urbano.

El ejemplo más cercano lo podemos encontrar en el servicio de estacionamiento regulado de la ciudad de Madrid, donde el uso de vehículos diésel nos asegura una tarifa nada económica. Pero esto es sólo el principio, y es que también se están estudiando medidas aún más duras para erradicar el uso del gasóleo como elevar la fiscalidad de estos vehículos con impuestos cada vez más altos y un proyecto para limitar su uso en zonas de extrarradio

Fuente: diariomotor.com

Dejar un comentario

Comentario (Obligatorio)

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Nombre (Obligatorio)
Email (Obligatorio)