5 sencillos consejos para conducir mejor desde hoy

5 sencillos consejos para conducir mejor desde hoy

Poner en práctica algunas técnicas sencillas nos ayudará que al conducir seamos más eficientes y seguros.

Pocos conductores cuestionan sus habilidades para conducir. Sin embargo, no siempre tenemos tanto éxito como pensamos. A veces por negligencia y en algunos casos por desconocimiento y olvido de los hábitos básicos, estos hábitos ayudan a conducir mejor y brindan seguridad adicional.

Conducir bien es más fácil de lo que parece, solo necesitas practicar algunas habilidades. Inicialmente, estas operaciones pueden requerir una atención especial, pero en un corto período de tiempo, se automatizarán y ayudarán a mejorar las habilidades de conducción. Además, debes incluso empezar a practicarlos antes de empezar a poner la primera.

  • Sentarse correctamente

No conducimos un Fórmula 1, ni estamos en el sofá de casa. Muchos problemas de conducción se deben a una mala posición del volante, un asiento demasiado cerca o demasiado lejos de los pedales y una posición incorrecta del respaldo en relación con el volante. Tienes que encontrar la distancia exacta para poder pisar los pedales doblando ligeramente las rodillas sin tener la necesidad de mover la cadera para acceder a ellos por estar lejos.

En cuanto al respaldo, la distancia aproximada viene marcada por las muñecas de los dos brazos y debe colocarse naturalmente en la parte superior del aro del volante (también en una posición cómoda). Si la altura de la banqueta se puede ajustar en este parámetro, su altura debe reducirse tanto como sea posible sin afectar la visibilidad, porque la posición de menor peso siempre es beneficiosa para el desempeño dinámico del vehículo.

  • Prohibido cruzar las manos

Seguimos hablando de la higiene postural. Después de sentarnos correctamente, deberíamos poder manejar correctamente los elementos clave de la conducción, como el volante. Es importante colocar las manecillas en el dial en la famosa posición de las diez en punto (o diez minutos a dos minutos) para que pueda girar desde esa posición sin tener que cruzar las manos sobre el anillo o moverlas en una dirección u otra. En ambos casos, si bien la situación parece estar bajo control, es evidente que existe una falta de liquidez, lo que no es propicio para dar respuesta a imprevistos. El volante se mueve entre las manos, no al revés.

  • Ver tanto como sea posible

Cuando aprendimos a ir en bicicleta nos lo han enseñaron, pero cuando vamos más rápido, a menudo lo olvidamos. A la hora de conducir debemos mirar a lo lejos y no centrarnos en lo que hay delante del capó, porque la falta de perspectiva nos hará afrontar en gran medida las dificultades que afronta la carretera. Esto es como un escaneo permanente de la ruta, que delimita psicológicamente los límites que el vehículo debe seguir de manera efectiva pero segura.

  • La ley de la anticipación

Buscar con precisión la visión de conducción inspirará otro hábito importante de cualquier buen conductor: la anticipación. Saber explicar lo que está por suceder, ya sea el trazado de la vía, las condiciones del tráfico, la movilidad de otro vehículo o la presencia de peatones, es la mejor garantía para una respuesta adecuada ante un accidente. Por ello, es fundamental mantener la concentración en las tareas de conducción.

  • Las curvas no son el enemigo

Las rectas se nos dan bien a todos. Los problemas suelen sobrevenir cuando la carretera gira y se transforma en curvas, algunas de dibujo impredecible e incluso traicionero. Para gestionarlas hay que considerarlas como un aliado y no un enemigo; como ya sabemos que hay que mirar lejos y anticipar, la clave del asunto radica en llegar al punto de máximo giro con el vehículo completamente controlado para evitar cualquier maniobra en ese instante crítico. Esto se traduce en frenar en la distancia correcta, empezar a girar a la velocidad justa, buscar la línea más abierta posible dentro de la trazada del carril, evitar movimientos innecesarios del volante una vez iniciado el giro y volver a acelerar sólo cuando la salida de la curva nos indica que el equilibrio de masas se restablece.

Dejar un comentario

Comentario (Obligatorio)

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Nombre (Obligatorio)
Email (Obligatorio)