Autogas GLP, alternativa en movilidad

Las ventajas de este combustible ecológico convencen cada vez a más usuarios europeos

El Autogas, también conocido como GLP para automoción, es un carburante que prácticamente no emite partículas ni óxidos de nitrógeno y que también reduce las emisiones de dióxido de carbono. Dadas estas especiales características, los vehículos propulsados por Autogas han obtenido el distintivo ECO de la Dirección General de Tráfico, disfrutando de las mismas ventajas que obtienen los vehículos eléctricos, de las dos variantes híbridas o aquellos de gas natural.

AutoGas, un combustible de ahorro

El Autogas tiene un precio mucho menor que otras fuentes de energía, de ahí que genere ahorros de hasta un cuarenta por ciento con respecto a los carburantes tradicionales, una razón de peso para los cerca de veinticinco millones de conductores en todo el mundo, quince de ellos en en suelo europeo, que hacen uso diario de este carburante. Su repostaje se realiza de forma prácticamente idéntica a la de los combustibles de siempre y en un tiempo similar, por lo que no hace falta realizar complejas previsiones de rutas y tiempos de carga, tan solo acudir a una de las más de quinientas estaciones de servicio que comercializan Autogas en toda España

Aunque la autonomía de estos vehículos está más que asegurada porque son bi-fuel, es decir, disponen de dos depósitos, uno de Autogas y otro de gasolina, con los que pueden circular indistintamente –lo que supone que pueden recorrer más de 1000 kilómetros sin necesidad de repostar–, los usuarios de Autogas disponen de aplicaciónes gratuita para teléfonos móviles, con las que localizar la estación de servicio más cercana en la que repostar el vehículo. En todo caso, si el depósito de Autogas se agotara, el coche pasaría automáticamente a consumir gasolina sin necesidad de que el conductor llegara advertirlo más que por un testigo en el salpicadero.

En España existe una amplia red de talleres especializados en la transformación de vehículos de gasolina a Autogas –e incluso diesel en el caso de vehículos comerciales y pesados. Colocar un depósito de Autogas – normalmente en el hueco de la rueda de repuesto– y adaptar la mecánica del coche para funcionar con este es una opción con la que disfrutar de las ventajas de un combustible sostenible sin realizar un gran desembolso. Esta adaptación, cuyo precio oscila entre 1000 y 1500€, es fácilmente amortizable no sólo por el menor precio del Autogas, sino también por bonificaciones en el impuesto de circulación y el estacionamiento en zonas reguladas que ofrecen numerosos ayuntamientos de toda España.

Fuente: lasprovincias.es

Dejar un comentario

Comentario (Obligatorio)

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Nombre (Obligatorio)
Email (Obligatorio)