Conducir con estrés es una combinación peligrosa

Conducir con estrés es una combinación peligrosa
Salimos del estacionamiento y entramos en el tráfico que se desarrolla rápidamente en nuestra ciudad. Después de otro día, comenzamos a conducir; para muchas personas esta es una tarea rutinaria, que esconde enormes peligros; posibles incidencias o accidentes de tránsito ponen nuestra capacidad de reacción a prueba.
Son muchas las razones que las pueden provocar. Infracciones, averías de coches, errores, diferentes estados personales. El estrés es una de las razones que pueden estar enmascaradas por estos problemas. Por tanto, conducir requiere que estemos en buen estado físico y mental y que hagamos ejercicio de la mejor forma para velar por la salud de nosotros y de todos los conductores y transeúntes que comparten espacio con nosotros.
Por lo tanto, la mejora del problema del estrés puede servir de garantía para animarnos a conducir de forma eficiente y ordenada, lo que se traducirá a la vez en una mejor salud y un mayor disfrute del vehículo.

¿Cómo afecta el estrés a la conducción?

Llamamos estrés como un proceso. En este proceso, tanto física como mentalmente, estamos bajo una tremenda presión, por lo que nuestro mecanismo emocional no puede manejarlo adecuadamente. Aunque un cierto grado de estrés es adaptable (porque nos impulsa a actuar en situaciones potencialmente peligrosas), es posible que sufra demasiado estrés o incapacidad para adaptarse a la realidad.
El estrés puede tener consecuencias que nos dificultan mantenernos en el volante, como tensión muscular, dolores de cabeza, fatiga evidente y/o problemas para dormir. Si consideramos que el tráfico es una gran fuente de estrés, podemos concluir que estas actuaciones pueden suceder fácilmente detrás del volante.

¿Cómo mejorar el estrés en la conducción?

Es necesario mejorar nuestro nivel de estrés, sobre todo cuando nos subimos al coche. Para ello, podemos practicar ejercicios de relajación respiratoria, así como tensar y relajar gradualmente los músculos. La meditación, el ejercicio regular y tratar de afrontar los problemas con mayor tranquilidad también pueden ayudarnos a mejorar nuestro estado.
Si algo molesta, intenta controlar tu respiración. Presta atención a la respiración y respira profundamente, porque la respiración ralentiza tu ritmo cardíaco, baja la presión arterial y lo calma por completo. Buscar ayuda profesional también puede ser una buena forma de mejorar nuestra salud y seguridad.
Gas Point Center está comprometido con la conducción sana y segura, entre los cuales nuestro placer de conducir y viajar son los factores más importantes.

Dejar un comentario

Comentario (Obligatorio)

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Nombre (Obligatorio)
Email (Obligatorio)