París prohibirá la circulación por la ciudad de vehículos diésel

París prohibirá la circulación por la ciudad de vehículos diésel

Barcelona, una de las ciudades más contaminadas de Europa que durante años logró reducir de forma significativa la contaminación y no tanto por las políticas locales sino por un efecto lateral de la deslocalización industrial. Paradójicamente, fue una nueva crisis, la que aún estamos padeciendo, la responsable de que la contaminación se volviera a disparar: el auge por los vehículos diésel ha disparado la presencia de contaminantes en la atmósfera. En Barcelona, pues, la economía ha determinado siempre el aire que respiramos, y ni siquiera la amenaza de sanciones de la Unión Europea ha servido para que se ponga manos a la obra para resolver un problema de salud que los expertos consideran grave. En París, sin embargo, el Ayuntamiento ha cogido el toro por los cuernos y ha tomado una decisión drástica: prohibir los vehículos diésel, una medida que tendrá que esperar, sin embargo, hasta el año 2020.

La alcaldesa de París, la socialista Anne Hidalgo, anunció este domingo un plan para reducir la contaminación en la capital francesa que prevé prohibir la circulación por la ciudad de vehículos con combustible diesel a partir de 2020. Además, quiere convertir el centro de la ciudad en una zona semipeatonal. “Quiero el fin del diesel en París en 2020 y si es posible, más allá del periférico. Se trata de acelerar la transformación con la participación del estado. He empezado erradicando en tres meses los vehículos diesel del parque móvil de la ciudad “, declaró Hidalgo en una entrevista que publica ‘Le Journal du Dimanche.

El Ayuntamiento de París tiene buenos motivos para ponerse duro con la contaminación. Las condiciones climáticas de la ciudad la convierten en una zona complicada. Tanto que ha llegado a prohibir la circulación algunos días, siguiendo un modelo que se ha aplicado en diversas ciudades del mundo. En Barcelona, el intento del gobierno de entendimiento de reducir la velocidad en los accesos para disminuir la contaminación provocó una avalancha de críticas, hasta que el nuevo gobierno de CiU derogó la norma. En París, en noviembre un pico de polución atmosférica hizo que el consistorio prohibiera un día la circulación a los vehículos con matrícula par. Era la primera vez que lo hacía en diecisiete años.

La alcaldesa quiere dotar también a la ciudad con “ejes de circulación reservados a los vehículos limpios”, por lo que arterias muy transitadas, como la rue Rivoli o los Campos Elíseos, estarían reservadas sólo a automóviles “de muy bajas emisiones” contaminantes. “Al principio se hará de manera experimental”, precisó Hidalgo, que también contempla reservar cuatro distritos del centro peatonal y bicicletas, autobuses y taxis, con la excepción de los vehículos de reparto y de los residentes de estos barrios.

En paralelo, se doblará el número de kilómetros de carriles bicis en el horizonte de 2020 y se contribuirá al desarrollo de una red de bicicletas con motor eléctrico, que contará con una inversión de 100 millones de euros y se sumará al nutrido parque de bicicletas públicas convencionales de la capital, donde muchas calles ya han limitado la velocidad de circulación a 30 kilómetros hora.

Fuente: ARA/EFE Barcelona

 

Dejar un comentario

Comentario (Obligatorio)

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Nombre (Obligatorio)
Email (Obligatorio)