Pasos hasta llegar a las 0 emisiones

Pasos hasta llegar a las 0 emisiones

El camino hacia el automóvil cero emisiones tiene pasos intermedios como puede ser el Autogas GLP

Han llegado para quedarse aunque todavía son unos extraterrestres a tenor de los porcentajes que representan sus ventas (pero no dejan de crecer). Son los vehículos alternativos o ecológicos, con menores emisiones y consumos, algo que consiguen de muy diferente manera: con gas GLP / GNC o con electricidad: con enchufe o con regeneración en movimiento… Son resistentes a las restricciones de circulación por contaminación, pagan menos impuestos y aún reciben ayudas para su compra (plan Movalt). La mayoría de los fabricantes titulan sus planes a cada vez más corto plazo con ellos, pero sus siglas son una jeroglífico para la mayoría. ¿Cómo son?

Híbridos (HEV)

Mezclan las ventajas de los vehículos convencionales y de los ecológicos gracias al contar con un motor de combustión y otro eléctrico. La batería no se carga con un enchufe ya que cuentan con un sistema de regeneración de la frenada. El aporte eléctrico es útil en arranques, paradas o en atascos. El tener un motor convencional libera del problema de la autonomía y/o de la falta de puntos de recarga. Toyota ha sido la principal impulsora de esta tecnología y junto con Lexus, su marca premium, copa gran parte de las alternativas.

Eléctricos puros (EV)

En este tipo de vehículos, todo se encomienda a las baterías y a los motores eléctricos. Los eléctricos de autonomía extendida (EREV) tienen un pequeño motor térmico como apoyo. El coste de recarga aproximado: entre uno y dos euros por cada 100 kilómetros, cinco y diez menos que un diésel. La última etapa en esta disrrupción en la que se lidia contra un hándicap como es la falta de autonomía. Los fabricantes han avanzado en los últimos años en este aspecto y algunos modelos pueden alcanzar los 500 kilómetros de autonomía (algún Tesla y es lo que se espera del nuevo Opel Ampera-e). A esto hay que unirle un déficit de infraestructuras y precios no accesibles para todos. Por el momento, el Citroën C-Zero, el Smart Fortwo o el Renault Zoe han conquistado ciudades como Madrid con el carsharing.

Gas Natural (GNC o GLP)

Una de las formas fáciles de tener un vehículo limpio. Casi cualquier coche puede transformarse a un precio muy razonable, sobre los 1300 euros y a este precio hay que restarle las campañas de las diferentes petroleras, actualmente 400 euros de Repsol,  añadiéndole un depósito en el hueco de la rueda de repuesto, además del de gasolina que ya poseen. Se pueden usar los dos de modo alterno para conseguir autonomías de hasta 1.200 kilómetros. Por un lado el GNC (Gas Natural Comprimido) y por otro el GLP (Gas Licuado del Petróleo). El GNC es más caro que el GLP pero su coste por kilómetro es inferior. En el mercado, modelos van desde los 10.000 euros de un Hyundai i10 o un Dacia Sandero a los 46.000 de un Audi A5 Sportback g-tron. Hay 600 gasolineras en España donde se puede repostar gas.

Pila de hidrógeno (FCEV)

Una apuesta a largo plazo. Son, en esencia, un vehículo eléctrico que utiliza el hidrógeno como combustible. Su única emisión: vapor de agua. Se pueden repostar en cinco minutos pero la infraestructura de carga es muy limitada y cara. Sólo hay tres modelos a la venta actualmente, pero ninguno en España.

fuente: http://www.expansion.com/

Dejar un comentario

Comentario (Obligatorio)

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Nombre (Obligatorio)
Email (Obligatorio)